A47 Las leyendas latinas de los relojes de sol

[Documento de Jesús Luis de la Calle Montes publicado como separata de la revista Analema de la AARS, 1997]

Se adjunta un fichero en Excel y otro PDF con los lemas, reproducimos su introducción:

  • "La Asociacion de Amigos de los Relojes de Sol se complace en publicar el presente folleto, donde se expone Ia espléndida y perseverante labor llevada a cabo por uno de sus más eficaces colaboradores: D. Jesus de La Calle, que ha recogido 1022 divisas latinas de otros tantos Relojes Solares. Se incluye Ia traducción de las mismas, traducción que no siempre es sencilla para los no versados en gnomónica.

    J. de la Calle ha utilizado, como es natural, los textos de los autores que le precedieron en estas labores de recopilación e interpretación, pero tambien incorpora nuevos datos hallados en otros antiguos documentos difícilmente accesibles en la actualidad.

    La "divisa" -decia Boursier- ... es el lenguaje de un reloj solar, mientras que el Sol es como su alma. Muchos de los constructores de estos relojes han querido dotarles de este lenguaje, y en un gran numero los han hecho hablar en latín.

    El Latín ha sido, hasta finales del siglo XVIII el lenguaje internacional, "lingua franca" de todas las personas intelectualmente educadas. Los más importantes libros cientificos estaban escritos en latin, idioma con el que podian comunicarse et polaco Kepler y el toscano Galileo. En latín escribió Copérnico su "De revolutionihus" y Newton sus "Principia". Leibnitz, Huygens, y todos los sabios de aquellas épocas lo utilizaron para difusión de sus escritos; y en las Universidades de Europa el floreciente intercambio humanístico y científico fue posible y fácil por medio de este vínculo cultural y humano, por todos comprendido y utilizado.

    Es natural que los constructores de relojes de Sol utilizasen este mismo prestigioso idioma, que ponía de manifiesto su alta clase intelectual, y que añadía un punta de esoterismo a los intricados dibujos que las horas itálicas, babilónicas, curvas de alturas, hipérbolas y otras líneas semejantes mostraban en Ia faz del cuadrante. Y también que las personas que no comprendían su significado pudiesen interpretarlo como una jaculatoria piadosa o, quizás, frase cabalística.

    El cuadrante solar, que nos indica Ia hora "verdadera", se transforma por su leyenda en una cosa viva, que hace reflexionar a quien lo contempla sobre el tiempo y su inexorable transcurso. Por tanto no es de extrañar que las divisas incorporadas tengan generalmente un tono admonitorio "CARPE DIEM", "TEMPORI PARCE" o que nos inciten a prepararnos para nuestra última hora, o al menos a pensar en ella: ULTIMA NECAT, COTIDlE MORIOR. Otras, por el contrario parecen ser más optimistas, reflejando el espíritu o Ia situación de ánimo de su constructor: "ADHUC TEMPUS", "HORA SIT OPTIMA OMNIBUS". Incluso el propio Reloj parece hablarnos de sí mismo: "ASPICE ME", "A LUMINE MOTUS", "DETENGO TEGENDO", ...

    Muchas de ellas son reproducciones literales de Ovidio, Cicerón, Virgilio y otros clásicos latinos, aunque es frecuente que la transcripción de estas leyendas presenten algunas faltas de ortografía, concordancia o sintaxis. Sin embargo la mayor parte proceden de las Sagradas Escrituras, especialmente las que se refieren a la alabanza de Dios a través de sus Obras (en este caso un modesto reloj solar), o al profundo "Memento Mori", tema expresado con numerosas variaciones, todas inquietantes para quien, al mirar al reloj, solo quería saber qué hora era.

    Deseamos a nuestros lectores y amigos que Ia lectura de este opusculo les sea tan satisfactoria como nos ha sido su publicacion. Y terminamos con una bella frase latina que también expresa nuestross mejores deseos:

    SOLE ORTO SPEX, DECEDENTE PAX
    AL SALIR EL SOL: ESPERANZA, AL PONERSE: PAZ"

    Arriba (up)

AdjuntoTamaño
Leyendas-latinas-AARS-1997.pdf797.67 KB
Leyendas-latinas-AARS-1997.xlsx74.68 KB