Vélez de Guevara, Luis

Luis Vélez de Guevara
(Écija, Sevilla, ES, 1579 – Madrid, ES, 1644)

Autor de la cita: Antonio J. Cañones Aguilar, miembro de la AARS

"El diablo Cojuelo" (1641, texto de la reproducción de 1902 de la edición Príncipe de Madrid)
Obra más conocida de este prolífico dramaturgo y novelista español del Siglo de Oro. La novela trata de un estudiante que libera al diablo que, agradecido, lleva a su libertador por el interior de las casas, pudiendo contemplar a sus habitantes en la mayor intimidad, con todos sus vicios y cualidades, retratandose, así, el Madrid de la época.
El diablo cojuelo es un personaje legendario de la tradición castellana. Demonio al que se le representa como el espíritu más travieso del infierno. Quedose cojo al caer al infierno desde el cielo, ¡pero no por ello menos veloz y ágil!

El diablo cojuelo (imagen de Makimaus, CC by-SA 3.0)
El diablo cojuelo (imagen de Makimaus, CC by-SA 3.0)

Tranco Primero

  • ...
    A estas oras, el estudiante, no creyendo su buen sucesso y desollinando con el bestido y los ojos el gaquizami, admiraua la región donde auia arrinado por las estrangeras estrabagancias de que estaua adornada la tal espelunca, cuyo abariento farol era vn candil de garabato que descubría sobre vna mesa antigua de cadena papeles infinitos, mal compuestos y desordenados, escritos de caracteres matemáticos, vnas Efemerides auiertas, dos Esferas, y algunos compases y quadrantes —ciertas señales de que viuia en el quarto de mas abajo algún Astrólogo, dueño de acuella confusa oficina y embustera ciencia;— y llegándose don Cleofas curiosamente —como quien profesaua letras y era algo inclinado a aquella profesión— a reboluer los trastos astrológicos, oyó vn suspiro entre ellos mismos, que parecíendole imaginación o ilusión de la noche passo adelante con la atención, papeleando los memoriales de Euclides y embelecos de Copernico. Escuchando segunda vez repetir el suspiro, entonces,pareciendole que no era engaño de la fantasía, sino verdad que se auia venido a los oidos, dixo con desgarro y ademan de estudiante valiente:
    —«¿quien diablos suspira aqui?»:
    respondiéndole al mismo tiempo vna voz entre humana y Estrangera:
    — «yo soy, señor Licenciado, que estoy en esta redoma adonde me tiene preso esse Astrólogo que viue ai abajo, porque también tiene su punta de la mágica negra y es mi Alcayde dos años aura.»
    —«¿Luego familiar eres?» dixo el Estudiante;—
    ...

más adelante,

  • ...
    —«¿Como quieres— dixo don Cleofas, mudando la cortesía con la familiaridad de la conuersacion— que yo haga lo que tu no puedes, siendo Demonio tan mañoso?»
    — « A mi no me es concedido —dixo el Espiritu- y a ti si, por ser hombre con el preuilegio del Baptismo y libre del poder de los conjuros, con quien han hecho pacto los Principes de la Guinea infernal: toma vn quadrante de essos y haz pedazos esta redoma, que luego en derramándome me veras visible y palpable.»
    ...