PN Relojes de sol con numeración combinada (en romanos y arábigos) y doble

Normalmente la numeración de los relojes de sol en España es, o con números romanos o con arábigos. Sin embargo, se encuentran relojes con ambas grafías, ya estén estos números mezclados o en una doble numeración.

El autor del documento que se adjunta, Pedro Novella, recopila estos relojes e intenta encontrar la respuesta a lo que puede haber motivado esa posible disparidad o anomalía. Dado que no encuentra una pauta determinada que motive la mezcla, comenta individualmente los relojes y, en ocasiones, resulta evidente deducir aquello que llevó a los maestros canteros o diseñadores a hacerlo.

Reloj de sol en Cortelazor La Real, Huelva, España
Reloj de sol en Cortelazor La Real, Huelva, España

La AARS agradece al autor la remisión del documento y la autorización para su publicación, así como de las fotografías de los relojes de los que trata.

A continuación se transcribe parte del texto introductorio del autor en el documento (correspondiente a la versión V.12 de 2013-05-15):

  • 1.- NUMERACIÓN COMBINADA EN ARÁBIGOS Y ROMANOS

    Relación de relojes de sol con numeración combinada

    Camariñas, A Coruña: V, VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, I, II, III, IV, V, VI, 7.

    Ondategi, Álava: 6, 7, 8, 9, X, XI, XII, 1, 2, 3, 4, 5, 6.

    Tuesta, Álava (1795): V, 6, 7, 8, IX, X, XI, XII, I, II, III, IV, V, IX (error)

    Gijón, Asturias: 4, 5, 6, 6, 8, 9, X (combinada en el vertical a levante)
    Oviedo, Asturias: 5, VI, 7, VIII, 9, X, (...), II, 3, (.....)

    Iglesias, Burgos: IX (error), XI, XII, I, II, 3, 4, 5.
    Navas de Bureba, Burgos: 4, 5, 6, 7, 8, 9, X, XI, XII, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8.
    Pampliega, Burgos: 6, 7, 8, 9, 10, 11, XII, 1, 2, 3, 4, 5.
    Tornadijo, Burgos: ...9, 10, 11, 12, I, II, III, IIII,...
    Torre (reloj nº 2), Burgos: 6, 7, 8, 9, 11, I, II, III, IV.
    Tudanca de Ebro, Burgos: 6, 7, 8, 9, X, XI, 12, 1, 2, 3, 4, 5, 6.
    Villaluenga, Burgos: 6, 7, 8, 9, X, XI, XII, I, II, 3, 4, 5, 6.
    Villaquirán de los Infantes, Burgos (1630): 6, 7, 8, 9, X, XI, XII, I, II, 3, IIII, V(I), 6.

    Anaz, Cantabria: X, XI, 12, I.
    Cejancas, Cantabria: 6, 7, 8, 9, X, XI, XII, I, II, 3, 4, 5, 6.

    Olmeda, Cuenca: Reloj 1: (I)X, X, X(I), IIX, I, II, III, 4, V, VI
    Reloj 2: 6, 7, 8, IX, X, XI, XII...
    San Clemente, Cuenca (1566): 6, 7, 8, 9, X, 11, 12, 1, 2, 3, 4, 5, 6.
    Uclés, Cuenca: 10, 11, XII, 1, 2.
    Villanueva de los Escuderos, Cuenca (1727): 6, 7, 8, 9, X, XI, XII, I, II, III, 4, V, VI.
    Villares del Saz, Cuenca: 7, 8, 9, X, XI, 12, 1, 2, III, IIII, IIIII.

    Les Gunyoles, Girona: 6, 7, 8, 9, X, 11, 12, I. II. III. IIII. 5, 6.

    Foncea, La Rioja. VDL: 6, 7, 8, 9, X, XI, 12, 1, 2, 3, 4, 5.

    Foncea, La Rioja. VDP: XI, 12, 1, 2, 3, 4, 5.
    Sotés, La Rioja: 6, 7, 8, IX, X, XI y XII.

    La Mata de Monteagudo, León: 6, 7, VIII, 9, X, XI, XII, I, II, III, IIII, V y VI.

    Palacio episcopal, León. VMO: 6, 6, 7, 8, 9, X, 11, 12, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 6.
    Palacio episcopal, León. H: 6, 7, 8, 9, X, 11, 12, 1, 2, 3, 4, 5, 6.

    Cortelazor, Huelva (1701): vI, vII, vIII, IX, X, 11, 12, I, II, III, 4, v, vI.
    Santa Ana la Real, Huelva (1701): vI, vII, vIII, IX, X, 11, 12, I, II, III, 4, v, vI.
    Valdelarco, Huelva (1727): 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 1, II, 3, 4, 5, 6.

    Falces, Navarra. Reloj 3: 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 1, II, 3, 4, 5, 6.
    Larraga, Navarra: 6, 7, 8, 9, X, 11, 12, 1, 2, 3, 4, 5, 6.

    Rípodas, Navarra (1687): VIII, IX, X, XI, 12, I, II, III, IIII, V, VI, VII.

    Zurucuain, Navarra: VI, 7, 8, 9, X, XI, 12, 1, 2, III, IV, V, VI, VII.

    Foncea, La Rioja. VDL: 6, 7, 8, 9, X, XI, 12, 1, 2, 3, 4, 5.

    Foncea, La Rioja. VDP: XI, 12, 1, 2, 3, 4, 5.
    Sotés, La Rioja: 6, 7, 8, IX, X, XI y XII.

    Alcubilla de Avellaneda, Soria (reloj nº 2): XII, I, II, III, IIII, 5, 6, VII, 8, VIII.
    Almarza, Soria: 7, 8, 9, X, XI, 12, I, II, III, IV, V.
    Almaluez, Soria: 5, 6, 7, 8, IX, X, XI, 12, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7.
    Fuensauco, Soria: VI, 7, 8, 9, X. 11, 12, 1, 2, 3, 4, V.
    Ledesma, Soria: 6, 7, 8, 9, X, XI, XII, 1, 2, 3, 4, 5, 6.
    Vozmediano, Soria. Reloj 1: 7, 8, 9, X, 11, 12.
    Vozmediano, Soria. Reloj 2: 7, 8, 9, X, 11, 12, 1, 2.

    Villafrechós: 6, 7, 8, 9. X, XI, X2, 1, 2, 3, 4, 5, 6.

    Tauste, Zaragoza: Superficie izquierda: I, II, III, IV, V, (VI) error en las seis
    Superficie central: I, II, III, IV, V, VI (numerado al revés)
    Superficie derecha: VII, VIII, IX, 10, 11, XII

    La utilización de la numeración combinada

    En un primer momento, debido a la casualidad, llegué a la conclusión de que la combinación de números romanos y arábigos en los relojes de sol tenía relación con el horario de las funciones religiosas de la mañana, pero a medida que aparecían nuevos relojes pude constatar que en una gran mayoría la combinación de números es aleatoria, aunque en algunos casos podría tener alguna explicación. Algunos ejemplos:

    Ahorro de trabajo. El restaurador del reloj de sol de Tuesta (Álava), inicialmente numerado en romanos, utilizó los números arábigos para grabar las tres horas que se habían borrado debido a la erosión. Utilizando los números arábigos se emplean menos números.

    Error en la restauración. En el reloj nº 3 de de la iglesia de Falces (Navarra), numerado en arábigos, el dos restaurado se ha pintado en romanos.

    El espacio. El espacio disponible para escribir los números está relacionado con la elección del sistema de numeración. Es el caso, por ejemplo, del reloj doble de Alcubilla de Avellaneda (Soria), donde el constructor se vio obligado a escribir algunas horas (5, 6 y 8) en arábigos porque no le cabía la serie entera en romanos. La falta de espacio también determinó los cambios en la numeración en los relojes de sol siguientes: declinante a poniente del claustro del Monasterio de San Salvador de Oña (Burgos), parroquia de Iglesias (Burgos), parroquias de los pueblos onubenses de Cortelazor la Real y Santa Ana la Real donde la falta de espacio se solucionó además disminuyendo el tamaño de la V romana.

    Un caso curioso es el del relojito circular del claustro del Monasterio de Uclés (Cuenca) que se grabó aprovechando una meridiana anterior que tenía señaladas las doce en números romanos.

    La manipulación posterior. Suele ser habitual en los relojes situados al alcance de la mano. Al pequeño reloj circular de Navas de Bureba (Burgos), por ejemplo, un grafitero le añadió varios números romanos grabados de manera tan burda que desentonan con los de la serie de arábigos original de tamaño uniforme y buen dibujo.

    La simetría. En algunos casos podría ser éste el motivo de la combinación de números. En el reloj semicircular de la iglesia parroquial de Tornadijo (Burgos), las horas de la mañana se escribieron en arábigos y las de la tarde en romanos, y en los rectangulares de Villaluenga de Losa (Burgos) y Cejancas (Cantabria), los números de los dos tramos verticales de la banda horaria son arábigos y los del tramo horizontal son romanos.

    En varios relojes el cambio de numeración solo afecta a una hora. En el reloj de la iglesia de Pampliega (Burgos) todas las horas están escritas en arábigos, excepto las doce que están en romanos, mientras en Rípodas (Navarra) ocurre al revés. Podría ser una manera de destacar la hora de mediodía.

    En otros seis ejemplares solamente se escribe en romanos las diez de la mañana: iglesia de Larraga, (Navarra), castillo de Vozmediano 1 y 2 (Soria), casa consistorial de San Clemente (Cuenca) y palacio episcopal 1 y 2 (León).

    “La utilización de números romanos para escribir las últimas horas de la mañana podría no ser casual. He localizado otros tres ejemplares con los dos sistemas de numeración combinados que coinciden con éste de Ondategi.”

    El párrafo anterior pertenece a la descripción del reloj de la iglesia de Ondategi (Álava) en el Inventario de relojes de sol de la Diócesis de Vitoria-Gasteiz [Relojes de sol de Álava]. Los tres relojes citados con numeración combinada los acababa de localizar en las iglesias de Foncea (La Rioja) y Navas de Bureba (Burgos), en una de mis primeras salidas fuera del territorio de la Diócesis de Vitoria-Gasteiz en busca de relojes de sol.

    Ondategi, Álava: 6, 7, 8, 9, X, XI, 12, 1, 2, 3, 4, 5, 6.

    Foncea, La Rioja. VDL: 6, 7, 8, 9, X, XI, 12, 1, 2, 3, 4, 5.

    Foncea, La Rioja. VDP: XI, 12, 1, 2, 3, 4, 5.
    Navas de Bureba, Burgos: 4, 5, 6, 7, 8, 9, X, XI, XII, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8.

    Ondategi, Álava. Sólo las X y las XI están numeradas en romanos
    Ondategi, Álava. Sólo las X y las XI están numeradas en romanos

    La casualidad de que los cuatro relojes tenían numeradas en romanos algunas horas de la mañana cercanas al mediodía, me llevó a considerar la posibilidad de una relación temporal del cambio de numeración con alguna función religiosa determinada como, por ejemplo, la misa mayor. El hallazgo de nuevos relojes con la numeración horaria combinando romanos y arábigos en otras iglesias de Burgos, La Rioja, Soria, Navarra, León… sin ningún orden lógico aparente, tal y como puede observarse en el listado anterior, me llevó a buscar otros motivos que justificaran dicha combinación.

    En el Inventario de relojes de sol de la Diócesis de Vitoria-Gasteiz [Relojes de sol de Álava], además del reloj de San Lorenzo de Ondategi, hay un ejemplar en la iglesia de Tuesta que “originalmente tuvo todas las horas escritas en números romanos; perdió las correspondientes a las VI, VII y VIII de la mañana – la zona menos protegida del plano del reloj- y se reescribieron en números arábigos.”.

    Tuesta, Álava: V, 6, 7, 8, IX, X, XI, XII, I, II, III, IV, V, IX (error)

    VI, VII, VIII (nueve caracteres) 6, 7, 8 (tres caracteres)

    De la misma manera que muchos constructores de relojes buscaban las juntas de los sillares, dado el ahorro de trabajo que suponía el lugar elegido tanto en el grabado del reloj como en la perforación del orificio de la varilla, en el reloj de Tuesta podría ser éste el motivo de sustitución de los romanos originales por los arábigos. La tres horas que escritas en romanos suponen el grabado de nueve caracteres, en arábigos se reducen solamente a tres.

    Tuesta, Álava (1795). Arábigos grabados sobre los romanos originales

    En ocasiones la numeración combinada del reloj de sol es consecuencia de un error de los restauradores. En el reloj de sol nº 3 de la iglesia de Santa María de Falces (Navarra), las dos de la tarde, grabadas originalmente en arábigos, se escribieron en números romanos.

    San Salvador de Oña. VDL. Detalle. Horas de la mañana: 6, 7, 8, 9, 10, 11
    San Salvador de Oña. VDL. Detalle. Horas de la mañana: 6, 7, 8, 9, 10, 11

    El espacio disponible para escribir los números también está relacionado con la elección del sistema de numeración. La fuerte declinación del reloj a levante del claustro del Monasterio de San Salvador de Oña (Burgos) determinante de la proximidad de las líneas horarias, obligó al constructor a numerarlo en arábigos, mientras que en el cuadrante complementario, donde contaba con bastante más espacio, utilizó los números romanos.

    Aún así, se observa en la fotografía que casi no queda casi espacio entre los números. En arábigos son sólo ocho cifras, fáciles de diferenciar aunque estén muy cerca una de otra. En romanos son 14 letras: VIVIIVIIIIXXXIX, seis caracteres más. Se tendrían que grabar unas junto a otras con el resultado de una lectura confusa, y, además, el número horario no coincidiría con la línea horaria correspondiente. Se puede solucionar reduciendo el tamaño, pero en este caso los números no se verían desde el suelo.

    Arriba (up)

    Alcubilla de Avellaneda, Soria. VDP. Horas: XII, I, II, III, IIII, 5, 6, VII, 8, VIII
    Alcubilla de Avellaneda, Soria. VDP. Horas: XII, I, II, III, IIII, 5, 6, VII, 8, VIII

    Al constructor del reloj doble de la iglesia de Alcubilla de Avellaneda (Soria) se le planteó el mismo problema. El lugar elegido para escribir la numeración, el borde del semicírculo distribuidor, era muy reducido para grabar las horas en romanos. En el reloj declinante a levante tenía más espacio porque las líneas horarias están más separadas. Como se observa en la fotografía, en el cuadrante a poniente optó por una solución diferente: escribir sobre las líneas horarias algunas horas en arábigos (5, 6, 8). Aún así, las que están escritas en romanos se amontonan. Hay que tener muy buena vista para poder diferenciar los números horarios desde el suelo.

    La numeración del reloj declinante a poniente de la iglesia de Alcubilla de Avellaneda presenta unas características que merecen ser destacadas: IIII y VIIII de notación aditiva (grafía muy rara en el nueve), 5 falciforme invertido, 6 en espiral abierta, 8 en bucle abierto. Es un reloj de sol construido en el siglo XVII.

    Iglesias, Burgos. Numeración combinada

    También la falta de espacio obligó al artífice del reloj de sol de San Martín Obispo de Iglesias (Burgos) a utilizar el ingenio para escribir la numeración: obsérvense los dos pequeños palitos que grabó bajo la X para escribir las XII, al advertir el escaso margen que le quedaba para escribir las horas de la tarde; aun así, continúo la serie en romanos (I, II), para verse obligado finalmente a cambiar de nuevo de sistema (3, 4, 5) para hacer coincidir líneas y números.

    Cortelazor, Huelva (1701). Horas: vI, vII, vIII, IX, X, 11, 12, I, II, III, 4, v, vI

    En el reloj de sol de la iglesia de Cortelazor (Huelva) la solución se complica. La falta de espacio debida al grabado de la I final de los números romanos sobre la línea horaria, obligó al cantero a reducir el tamaño de la V a la mitad y a sustituir las XI, XII y IV, que ocupaban demasiado espacio en romanos, por números arábigos.

    Navas de Bureba, Burgos. Números romanos añadidos: X, XI, XII
    Navas de Bureba, Burgos. Números romanos añadidos: X, XI, XII

    Alguien añadió tres números romanos al pequeño reloj circular de la iglesia de Navas de Bureba (Burgos) que durante mucho tiempo ha permanecido oculto tras la sacristía. Posiblemente se habría librado del añadido si no se encontrara a la altura de la mano.

    La numeración original escrita en arábigos es uniforme, realizada con esmero y situada frente a la línea horaria correspondiente. Los números romanos no son uniformes (la X de las XII está corregida), tienen distinto tamaño y no coinciden con la línea horaria. La escasa altura a la que está situado el reloj ha propiciado la manipulación. Este es un problema bastante común en los relojes canónicos que se encuentran al alcance de la mano, una gran mayoría ha perdido el dibujo original.

    Tornadijo, Burgos: ... 9, 10, 11, 12, I, II, III, IIII,...
    Tornadijo, Burgos: ... 9, 10, 11, 12, I, II, III, IIII,...

    En algunas combinaciones parece que se ha buscado voluntariamente la simetría; por ejemplo, la del reloj de sol nº 2 de la iglesia parroquial de Tornadijo (Burgos), donde el constructor decidió escribir las horas de la mañana en arábigos y las de la tarde en romanos. O en los relojes de Villaluenga de Losa (Burgos) y Cejancas (Cantabria), donde los números de los dos tramos verticales de la banda horaria son arábigos y los del tramo horizontal son romanos.

    Monasterio de Uclés, Cuenca: 10, 11, XII, 1, 2
    Monasterio de Uclés, Cuenca: 10, 11, XII, 1, 2

    En el relojito circular del claustro del Monasterio de Uclés (Cuenca), la numeración combinada tiene su explicación: se grabó aprovechando una meridiana anterior que tenía grabadas las XII en números romanos.

    Rípodas, Navarra. Sólo las 12 están en arábigos
    Rípodas, Navarra. Sólo las 12 están en arábigos

    Cuando la variación en el sistema de numeración afecta sólo a las doce, ya sea la serie en arábigos o romanos, podría suponer el interés del constructor del reloj de sol en destacar la hora de mediodía. Así ocurre en el reloj de sol de la iglesia de Pampliega (Burgos) donde escribieron todas las horas en arábigos, excepto las doce que están en romanos. En Rípodas (Navarra), como se puede observar en la fotografía superior, ocurrió lo contrario: solo se escribieron las doce en números arábigos.

    Los seis relojes que llevan escritas solamente las diez en romanos podrían señalar la hora de una función religiosa, si diera la coincidencia que todos estuvieran situados en una iglesia. Sólo uno de ellos lo está, los otros se encuentran en un castillo (2), en una casa consistorial (1) y en un palacio episcopal (2).

    Por último un caso curioso, el del reloj de de sol de la Ciudadela de Rosas (Girona) que combina las dos sistemas de numeración en la fecha: AÑO DE M690.

    Arriba (up)

    2.- NUMERACIÓN DOBLE

    Los relojes de sol de numeración combinada utilizan números arábigos y romanos en una misma serie horaria. Hay también relojes de sol que tienen dos series de números horarios independientes: una escrita en romanos y otra en arábigos. En este caso decimos que el reloj de sol tiene numeración doble. La numeración doble la podemos encontrar en un solo cuadrante o en dos cuadrantes que, generalmente, tienen idéntica traza y son del mismo modelo.

    2.1- Numeración doble en un mismo cuadrante

    O Grove, Pontevedra. Numeración doble en un mismo cuadrante
    O Grove, Pontevedra. Numeración doble en un mismo cuadrante

    Quintanilla de la Ribera, Álava (1667): V, VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, I, II, III, IIII, V.
    5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 1, 2, 3, 4, 5.

    Valdenoceda, Burgos:IX, X, XI, XII, I, II, III, IIII, V..
    10, 11, 12, 1, 2, 3, 4, 5..

    Sanlúcar de Barrameda, Cádiz: 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12.
    V, VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII.

    San Pantaleón de Aras, Cantabria: VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, I, II, III, IIII, V, VI
    6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 1, 2, 3, 4, 5, 6

    As Pedreiras, A Coruña: VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, I, II, III, IV, V, VI.
    6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 1, 2, 3, 4, 5, 6.
    Santiago de Compostela, A Coruña (VL y VP): 6, 7, 8, 9, 10, 11
    VI, VII, VIII, IX, X, XI
    1, 2, 3, 4, 5, 6.
    I, II, III, IIII, V, VI

    Alkiza, Gipuzkoa: V, VI, VII, VIII, IX, XI, XII, I, II, III.
    5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 1, 2, 3.

    Jaén, Jaén: VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, I, II, III, IV.
    6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 1, 2, 3, 4.

    Rivas de Tereso, La Rioja: VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, I, II, III, IV.
    6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 1, 2, 3, 4.

    Sotés, La Rioja: 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, I, II, III ¿IIII?
    12, 2, 3, 4.

    Museo provincial de Lugo, Lugo: VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, I, II, III, IV, V, VI.
    6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 1, 2, 3, 4, 5, 6.

    Morata de Tajuña. Madrid (MDLXXX): VIII, IX, X, XI, XII, I, II, III, IIII, V, VI.
    7, 8, 9, 10, 11, 12, 1, 2, 3, 4, 5, 6.

    Sa Pobla, Mallorca (1705-1935): IV, V, VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, I, II, III, IV.
    4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 1, 2, 3, 4.

    Elorriaga, Navarra: 8, 9, 10, 11. 12, 1, 2, 3, 4, 5.
    VIII, IX, X, XI, XII, I, II, III, IV, V.

    O Grove, Pontevedra: VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, I, II, III, IV, V, VI
    6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 1, 2, 3, 4, 5, 6

    Rebollo, Segovia: V, VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, I, II, III, IV, V, VI, VII
    9, 10, 11, 12, 1, 2, 3.

    Albalate del Arzzobispo, Teruel: X, XI, XII, I, II, III IV.
    10, 11, 12, 1, 2, 3, 4.

    Si exceptuamos el reloj de la iglesia de Elorriaga (Navarra), donde la serie horaria en romanos podría ser un añadido moderno del restaurador, en todos los demás ejemplares relacionados anteriormente la numeración principal es la romana. Los números arábigos se escriben para facilitar la lectura de la hora que marca el reloj de sol.

    Convento de la Victoria de Sanlúcar de Barrameda, Cádiz
    Convento de la Victoria de Sanlúcar de Barrameda, Cádiz

    La explicación es muy simple: la gente del pueblo no entendía los números romanos. Sucede también en la actualidad. Javier Echevarría que acaba de colgar un reloj de sol en la fachada de su casa de Viana, cuenta que la gente del pueblo que pasaba por la calle y miraba el reloj le decía que “tenía que haberle puesto los otros números porque aquellos no se entendían”. Algunos frailes tampoco debían entenderlos. Lo que está ocurriendo en Viana actualmente con el reloj de sol de Juan Echevarría, sucedió hace más de dos siglos en el convento de Mínimos de San Francisco de Paula de Nuestra Señora de la Victoria, en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). Los números romanos de los dos cuadrantes complementarios del patio del convento se sustituyeron por arábigos. El cambio de numeración debió realizarse en fecha cercana a su construcción, porque la numeración arábiga bien puede ser del XVIII (5 falciforme invertido, 8 en bucle abierto y cifra 1 con rayita superior e inferior inclinadas).

    Rivas de Tereso (La Rioja)<br />
Numeración doble
    Rivas de Tereso (La Rioja)Numeración doble

    En los restantes relojes de la lista la numeración no se sustituye, se escribe aparte. Al reloj de la iglesia de Rivas de Tereso (La Rioja) se le añadió la numeración en arábigos escribiéndola en el extremo de las líneas horarias. La cifra 1 con rayita superior e inferior inclinada es frecuente en relojes de sol fechados en la segunda mitad del XVIII y primer cuarto del XIX. Obsérvese la peculiar manera de escribir la serie romana en el reloj de Rivas de Tereso aprovechando los extremos de las líneas horarias.

    Quintanilla de la Ribera, Álava (1667). Numeración doble
    Quintanilla de la Ribera, Álava (1667). Numeración doble

    El mismo caso se repite en el reloj de Quintanilla de la Ribera (Álava) donde se grabó una segunda numeración en arábigos, de menor tamaño que los romanos, sobre el extremo superior de las líneas horarias.

    Quizá el ejemplo más significativo sea el del reloj de pizarra de la colección del Museo provincial de Lugo. Se conservan cuatro ejemplares idénticos, construidos por un mismo artífice, en los que aparece grabado el nombre de la persona que encargó el reloj.

    ANTONIO LEIBAS AÑO DE 1853
    DON JVAN.... CANO AÑO DE 1853
    DON JOSE LOSADA AÑO DE 1854
    Dn. IVAN PEREZ VILLARIÑO AÑO DE 1854.

    Solamente un reloj tiene numeración doble, el de Juan Pérez Villarino, que suponemos añadió por encargo a su reloj la numeración en arábigos.

    2.2.- Numeración doble en dos cuadrantes: romanos en el principal, arábigos en la réplica (relojes de idéntica traza y modelo)

    Xunqueira de Espadañedo, Ourense. El mismo reloj de sol en romanos y en arábigos
    Xunqueira de Espadañedo, Ourense. El mismo reloj de sol en romanos y en arábigos

    El primer cuadrante que se construye está numerado en romanos; la réplica se numera en arábigos. El objetivo es el mismo que en el caso de los relojes de sol con numeración doble: facilitar la lectura de la hora a los que no conocen la numeración romana. Se podría pensar que el segundo reloj corrige algún error de cálculo del primero. En el gráfico de A. Cañones la traza azul superpuesta al cuadrante a mediodía repetido del reloj triple del monasterio de Santa María de Xunqueira de Espadañedo demuestra que los ángulos horarios de los dos cuadrantes son iguales.

    Xunqueira de Espadañedo, Orense.

    Reloj 1: VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, I, II, III, IV, V, VI. Año de 1663.

    Reloj 2: 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 1, 2, 3, 4, 5, 6.

    Abejar, Soria.

    Reloj 1: VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, I, II, III, IIII, V.

    Reloj 2: 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 1, 2, 3, 4, 5, 6.

    Hinojosa del Campo, Soria.

    Reloj 1: VIII, IX, X, XI, XII, I, II, III, IIII.

    Reloj 2: 8, 9, 10, 11, 12, 1, 2, 3, 4, 5. Año 1738.

    Mora de Rubielos, Teruel.

    Reloj 1: VI, VII, VIII, VIIII, X, XI, XII, I, II, III, IIII, V. Año 1581.
    Reloj 2: 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 1, 2, 3, 4.

    Serón de Nágima, Soria.

    Reloj 1: X, XI, XII, I, II, III.
    Reloj 2: 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 1, 2, 3, 4.

    ..."

---

Actualizaciones del documento adjunto

2013-05-15. V.12. 138 páginas.
2014-07-28. V.14. 158 páginas.
2014-12-19. V.14. 161 páginas.
2016-08-25. V.16. 179 páginas.
2016-12-16. V.16. 186 páginas.

Enlaces relacionados

Fotos de los relojes de sol en esta página web

Arriba (up)

AdjuntoTamaño
Relojes-de-sol-con-numeracion-combinada-y-doble.pdf12.3 MB