Porrera, relojes de sol con sabor a vino

Al este del Priorat, a pocos kilómetros del Coll de la Teixeta (Tarragona, ES), encontramos Porrera. Se extiende a lo largo del valle del río Cortiella, desde el Molló, en el límite con el Baix Camp y donde nace el barranco de la Garrancha, afluente del Cortiella, hasta la confluencia de este río con el Siurana.

Además de ser un municipio muy marcado por la actividad agrícola, con muchos cultivos de avellanos, almendros y sobretodo vino –cuenta con un buen número de reputadas bodegas–, Porrera tiene numerosos puntos de interés, que le dan un gran atractivo turístico, que se mezcla a la perfección con su condición de pueblo tranquilo y amante de la tradición.

La ermita de San Antonio Abad, construida en el siglo XVII, situada en la cima de una colina y con una sola nave con espadaña y la ermita de San Juan Evangelista del s. XVIII, son un ejemplo de ello. Dos visitas muy recomendables.

Los relojes de sol

Porrera, reloj de El Portal (foto de Antonio J. Cañones Aguilar)
Porrera, reloj de El Portal (foto de Antonio J. Cañones Aguilar)

Pero quizás uno de los elementos más característicos del municipio son los relojes de sol, repartidos por toda la aldea y también en muchas calles de otros municipios de la zona. De hecho, existe una ruta dedicada a descubrir estos peculiares relojes usados desde tiempos muy remotos.

La original ruta permite descubrir trece relojes de sol de gran belleza y variedad pictórica, datados en su mayoría en el siglo XIX, fruto del auge económico que experimentó la comarca en aquella época.

Pero entre todos ellos, hay uno que destaca por encima de todos, es el reloj de El Portal. Es un reloj de sol vertical declinante de forma rectangular, es uno de los ejemplares más grandes de Cataluña, ideado por Jaume Assens i Simó. Está pintado con una técnica mixta al fresco y lleva la inscripción:

«Tú que mirándome estás,
atiende bien lo que digo,
esto tiene gran sentido,
a ver si lo entenderás,

después te divertirás,
cuando lo hayas entendido,
si no entiendes lo que digo,
a Salamanca te irás...».

Parece ser que el autor se burla de aquellos que quedan medio encantados frente al reloj, queriendo descifrar el misterio. Durante muchos años nadie del pueblo supo descodificar el enigma, pero recientemente, en el "Tratado de la Gnomónica, u de la Teórica, y Práctica de los Reloxes de Sol", del padre Tomas Vicente Tosca, el municipio ha descubierto que se trata de un método empírico para saber en qué día del mes el Sol entra en la correspondiente casilla del zodíaco. [Ver artículo de Analema 36 (2002) que se adjunta.]

Camino del Vino

Uno de los mayores reclamos del municipio es su tradición vinícola. Por este motivo, otra de las rutas recomendables es la del Camino del Vino de Porrera.

El itinerario empieza al lado del edificio de la Cooperativa. La primera parada de la ruta, después de haber realizado camino por viejas laderas y nuevas plantaciones, es la Masia Porrerà.

Desde allí el camino sigue hasta el coll Major, punto que ofrece una vista de Porrera y del valle de la Cortiella, magnífica. Detrás se ve el Montsant y la sierra de la Gritella. En definitiva, se trata un itinerario marcado por las espectaculares vistas sobre el valle del Cortiella, las viñas y el pueblo de Porrera.

Los amantes del vino pueden completar su visita a Porrera realizando la ruta de las Bodegas. La Oficina de Turismo del Priorat ha elaborado una oferta de bodegas visitables que incluye 13 de la DO Montsant y otras 32 de la DOC Priorat. Estas bodegas quieren compartir con el visitante sus excelentes vinos, pero sobretodo hacerle partícipe de su aventura y su apuesta de futuro.

Sólo en Porrera, la ruta cuenta con un total de cinco bodegas: Celler Cal Pla –con 200 años de historia y la más antigua de la población–, Celler Joan Simó y el Celler l’Encastell –dos bodegas familiares de pequeño formato, fundadas en 1999–, Celler Parmi Priorat, –de propietarios italianos– y el Celler Sangenís i Vaqué, fundado en 1979.

Pero quizás uno de las más conocidas de la población, por la popularidad de su fundador, es el Celler Vall Llach, propiedad del cantante Lluís Llach y que se fundó a finales de los años 90.

Noticia de prensa, Judit Pinazo, Diario de Tarragona, 21 de agosto de 2009

 

Enlaces relacionados

Relojes de Murcia, cañonazo de nov. de 2002

Arriba (up)

AdjuntoTamaño
Porrera_Ruta-de-los-relojes-de-Sol.pdf1.34 MB
Porrera_art-de-Analema-36_pp-14-15_2002.pdf202.38 KB